LSD

COMPOSICIÓN.

LSD son las iniciales en alemán de la “ dietilamida del ácido lisérgico”. Es un potente psicodélico o alucinógeno y se extrae del “cornezuelo de centeno” hongo que ataca a los cereales, en especial el centeno), es una sustancia semisintética.Sus propiedades fueron descubiertas en 1943 por el químico suizo Albert Hoffman, que consumió accidentalmente 200 microgramos, unas 5 veces más que la dosis promedio actual, mientras buscaba un estimulante cardíaco.Se presenta en forma líquida, aunque se comercializa impregnado en papel secante (tripis), en gelatina o micropuntos.

DOSIS

Las dosis se miden en microgramos (millonésimas partes del gramo) debido a su alta potencia, por lo que por ejemplo, un cuenta gotas lleno de LSD es suficiente para unas 5000 dosis.
El LSD es activo a partir de 25 mcg y en un “tripi” se puede encontrar desde 50 a 300 mcg.

DOSIS BAJAS

25-75 mcg
DOSIS MEDIA 50-150 mcg
DOSIS ALTA 150-350 mcg

Dado que generalmente se desconoce la cantidad exacta es conveniente no comerse más de ¼ de “tripi” hasta comprobar el efecto y así evitar intoxicaciones demasiado elevadas, o malos viajes. La misma dosis puede afectar de forma muy diferente según la persona, el entorno… Puede suceder que a dosis más altas se tengan experiencias más psicodélicas, aunque no se ha establecido una dosis letal a partir de 250 mcg es bastante desaconsejable su uso.

EFECTOS 

Los efectos son muy diversos e imprevisibles, variando enormemente según la dosis, la persona y el entorno. Es un alucinógeno y como tal modifica el nivel de conciencia y las sensaciones, se suele describir como un viaje:

PARTIDA:

Empieza a los 20 o 30 minutos de su ingesta y dura unas 2 horas. A nivel físico se caracteriza por:
Aceleración del ritmo cardíaco.
Exaltación.
Inquietud.
Enrojecimiento de la piel.
Euforia y desinhibición.

VIAJE:

Aparece a los 30 o 60 minutos de la ingesta y dura unas 5 horas. Se pueden dar:
Ilusiones y alucinaciones
Alteraciones de la distancia, del tiempo y de las formas
Distorsión de las imágenes y los colores
En ocasiones el viaje es hacia dentro, hacia uno mismo (introspectivo) con alteraciones de la conciencia sobre uno mismo pero también sobre los demás.

REGRESO:

Los efectos van disminuyendo entre las 8 y 12 horas después de la ingesta, puede darse entonces un estado de fatiga y abatimiento físico dependiendo de la intensidad del viaje. Finalmente el viaje acaba durmiendo.

EFECTOS SECUNDARIOS Y RIESGOS

Con el ácido prácticamente no hay riesgos físicos, por la ingesta de la sustancia en sí, los efectos físicos durante el consumo pueden pasar por: náuseas, dilatación pupilar, aumento de la presión arterial y ritmo cardíaco, debilidad corporal, somnolencia y aumento de la temperatura corporal.

El más peligroso de los riesgos es la posibilidad de quedarse “colgado”, esto se da en personas con predisposición a padecer trastornos psicológicos graves como esquizofrenia, brotes psicóticos, estados de confusión y delirio. Incluso si ya se padece algún trastorno psicológico del tipo: depresión, ansiedad…, o existen antecedentes en la familia, puede darse esta posibilidad.

Otro riesgo psíquico importante es el de que suceda un “ Mal Viaje” o episodio temporal de pánico. Cada experiencia con LSD es diferente, muchas personas han calificado sus “viajes” como experiencias muy positivas y otras han vivido un autentico episodio de pánico o miedo intenso, especialmente si esto ha sucedido la primera vez que se consumía. Estas situaciones de pánico no son para nada manejables, parece que nunca volverás a tu estado normal, pero los efectos pasan y es cuestión de calmarse.

Existe también riesgo psíquico de tener “Flashbacks” (volver a sentir los efectos sin haber consumido), es la complicación crónica más frecuente, por lo general se precipitan por el uso de otro psicoactivo como por ejemplo la marihuana, aunque también se da ante cuadros de ansiedad, fatiga, etc. Los “Flashbacks” pueden llegar a durar horas, es imposible huir de ellos y pueden llegar a ser espantosos. Ante un “Flashback” trata de mantenerte en calma, si estas conduciendo o realizando alguna actividad de este tipo deja de hacerlo y relájate.

El LSD no produce dependencia física ni psíquica, sí puede crear tolerancia. Aunque si tomas “tripis” dos días seguidos, el segundo por mucha cantidad que tomes, no te hará ningún efecto, lo que quiere decir que se han de espaciar los consumos.

REDUCE RIESGOS

Elige bien el lugar (tranquilo), el momento (sin malos rollos) y la compañía (gente de confianza). Evita consumir solo.

Planea el viaje. Mejor no tomar cuando uno no lo ha decidido previamente, es mejor estar preparado y seguro de sí mismo.

Si consumes has de saber que el LSD combina fatal con la mayoría de sustancias de uso lúdico-festivo (Alcohol, y Ketamina las peores). “Ajo y agua”.

Dado que la experiencia es bastante larga, procura tener el día siguiente libre.

Muy importante no coger el coche o similar, aunque estén bajando los efectos y parezca que controlas, no te fíes y espera, sino el viaje puede acabar muy mal.
Si tomas, mejor con la digestión bien acabada y de algo ligero.

Si te da un “mal viaje” no te agobies, tendrá su fin. Lo mejor es aceptarlo e intentar darle la vuelta. Los malos viajes nunca vienen solos, analízalo y sácale provecho aunque de entrada parezca que no lo tiene.

Si estas con alguien que está teniendo un “mal viaje”, procura que se calme, no te agobies y trasmítele tranquilidad. Si estáis en un local salir y dar un paseo al aire libre. En caso de que la cosa se pusiera muy fea ir al hospital o llamar al 061.

Aunque te bajen los efectos es difícil conciliar el sueño, pero paciencia, tomar marihuana para bajar del todo no ayudará y además te puede dar mal rollo. Consume líquidos.

No tomes toda la dosis prevista de golpe, ves de ¼ en ¼ del sello sin pasarte aunque estés de muy buen rollo plántate y no sigas tomando, a veces por pasarte un poco el viaje pude cambiar totalmente.

Contraindicado consumir si: Vas a conducir maquinaria al día siguiente en el trabajo, si tienes antecedentes familiares de enfermedades mentales ya que es capaz de activar problemas psicológicos latentes, si estás embarazada ya que el LSD induce a contracción de las fibras del músculo uterino.