COCAÍNA

COMPOSICIÓN.

La cocaína que se comercializa en la calle es un polvo cristalino, blanco e inodoro, parecido a la sal de mesa aunque con un sabor bastante amargo, puede encontrarse también en forma más compacta, como de roca (pieza más grande).

La cocaína (o Clorhidrato de cocaína) es el principal alcaloide de la hoja de la coca (Erythroxylon que es un arbusto que crece silvestre en las regiones andinas de Sudamérica), la cocaína que se encuentra en el mercado frecuentemente está adulterada o cortada con todo tipo de sustancias. Se suele adulterar con :

  1. Cortes inactivos (para dar peso): lactosa, talco, manitol (laxante)
  1. Cortes activos (con efectos): Estimulantes (Ej. Anfetamina) para dar una fuerte subida, o Anestésicos locales(lidocaína) para imitar el efecto de adormecer la boca de la cocaína de más pureza.

La cocaína analizada que llega a los consumidores varía entre un 2% de pureza hasta un poco más del  90% en función de las manos por las que haya pasado hasta ser adquirida.
DOSIS

La mayoría de consumidores de cocaína la esnifan y la dosifican mediante rayas con la imprecisión que esto conlleva. De un gramo salen aproximadamente entre 12 y 20 rayas.

DOSIS BAJAS

0’1g – 0’25 g
DOSIS MEDIA 0’25g – 0’5g
DOSIS ALTA 0’5g – 1g

 

Esta dosificación es orientativa, se han de tener en cuenta muchos factores tales como, el peso de la persona, la tolerancia, etc. Existen otras vías de consumo como; la inyectada, la ingerida (menos frecuentes) o la fumada (crack).

La cocaína puede generar una rápida y alta tolerancia, además de una gran adicción psíquica. El síndrome de abstinencia “mono” puede provocar estados de somnolencia y depresión, además de obsesión por consumir y sentir los efectos placenteros a nivel psicológico.

En consumidores habituales se podría decir que se necesita consumir, no para sentir los efectos de la sustancia en si, sino para dejar de sentir el síndrome de abstinencia, esto también podría pasar en los consumidores de fin de semana.

Se puede dar intoxicación aguda o sobredosis, desembocando en taquicardias, hipertensión o convulsiones, incluso puede llegar a provocar la muerte por alteración cardiaca o hemorragia cerebral.

EFECTOS 

La cocaína es un estimulante del Sistema Nervioso Central y sus efectos o “la subida” se presentan a los pocos segundos y duran una media hora.
–   Sensación de euforia y bienestar.
–   Aumenta la sensación de fuerza y capacidad de concentración e imaginación.
–   Pupilas dilatadas, aumento de la frecuencia cardiaca y la respiración. También se puede dar un aumento de la temperatura corporal.
–   Dependiendo de la dosis y la calidad puede aumentar la ansiedad, lo que puede provocar unas ganas irresistibles de fumar y beber, también ganas de hablar, que no de comunicarse. Es como  un aumento del nivel de energía, deseos de reír, bailar, estar activo…
–   Uno se siente en posesión de la verdad absoluta, muy acertado en sus opiniones y bromas.
–   Se puede sentir inhibición y excitación sexual, lo que no siempre se corresponderá a nivel físico.
–      Dependiendo de la persona y la dosis puede provocar rigidez muscular y una actitud autista.
Al cabo de la media hora de subida aparecen síntomas contrarios como la apatía, cansancio y sobretodo ansia de volver a consumir.
EFECTOS SECUNDARIOS Y RIESGOS

Hay que tener en cuenta que al día siguiente del consumo se puede notar fatiga, somnolencia, irritabilidad, pérdida del apetito, náuseas y vómitos, reducción de la función sexual, pueden aparecer además ganas de volver a consumir y estados depresivos.

En usuarios habituales los efectos secundarios son dolor muscular y abdominal, bajón de la lívido, irregularidad de la menstruación, insomnio, apatía y trastornos depresivos importantes que pueden desencadenar en paranoias. Se pueden producir complicaciones psiquiátricas; crisis de ansiedad, disminución de la memoria y de la capacidad de concentración. En ocasiones puede aparecer la llamada “psicosis cocaínica” (ideas paranoides pudiéndose producir crisis de pánico, alucinaciones visuales y auditivas…)

También pueden aparecer trastornos nutricionales (bulimia o anorexia nerviosa), alteraciones neurológicas ( cefaleas o accidentes vasculares como el infarto cerebral), cardiopatías (arritmias) problemas respiratorios (perforación del tabique nasal, dificultades en la respiración…). La cocaína además produce descalcificación y se come las reservas de vitamina C y B.

Si uno se descontrola en el consumo de cocaína y entra en una espiral de consumo, Ej. Cuando decides no y acaba siendo sí, cuando gastas demasiado dinero en la sustancia o  cuando empiezan a aparecer efectos secundarios más allá del bajón del día siguiente…Se ha de prestar atención e intentar moderarse, ya que puede llegar a ser una sustancia muy obsesiva, e influir negativamente en el desarrollo normal de tus actividades, de tu ocio y en general de tu vida.

Cuando se consume por vía nasal (se esnifa) a parte de correr el riesgo de perforación del tabique nasal, se puede correr el riesgo de contraer enfermedades infecciosas al compartir los rulos (esnifadores)  o usar billetes como rulos. Y a la hora de consumir por vía inyectada, lo mismo no compartir el material de consumo para no compartir también las enfermedades.